<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=255057379578934&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Alta Dirección: cómo ser un buen líder en 2021

¿Qué capacidades, habilidades y aptitudes deben tener quienes están al frente de una organización? Esto es lo que los más destacados CEOs del país aconsejan respecto a cómo ser un buen líder en 2021.

Alta Dirección: cómo ser un buen líder en 2021

¿Qué capacidades, habilidades y aptitudes deben tener quienes están al frente de una organización? Esto es lo que los más destacados CEOs del país aconsejan respecto a cómo ser un buen líder en 2021.

Atravesar una crisis como la provocada por el COVID-19 ha creado una situación de incertidumbre para todos. Sin embargo, existen algunas competencias gerenciales que pueden ser el pilar para que los líderes del futuro puedan hacer frente de mejor manera a escenarios tan complejos. Estos son algunos de los consejos o tips para liderar en tiempos de crisis que dejan quienes están al frente de las más destacadas organizaciones del país.

Nueva llamada a la acción

Consejos de liderazgo post-Covid
  1. Invertir en transformación digital

    Si algo ha demostrado la crisis originada por el COVID-19 es que la sociedad está lista y es capaz de adaptarse para operar en un mundo remoto y digital. Esta razón hace que invertir en la transformación digital no sea solo una cuestión de necesidad, sino de supervivencia.

    Es por ello que, Lino Abram, Senior Partner de McKinsey & Company, señala lo siguiente: “Estamos experimentando una transición de lo físico a lo digital y aquella organización que no ‘se monte en la ola’ con convicción no podrá sobrevivir”

    En vista de ello, el alto directivo aconseja de cara al 2021 invertir a escala en Digital y Analítica. “Las organizaciones no solo usarán lo digital y la analítica para vender sus productos o servicios, sino que se convertirán en organizaciones digitales, vendiendo productos o servicios; es cuestión de tiempo”.

    Jaime Araoz, Gerente General de Corporación Breca, coincide: “La digitalización debe acelerarse, así como el uso de sensores, data y la innovación, permitiendo que los equipos se atrevan a probar y hacer nuevas cosas”.

    Del mismo modo, Javier Calvo Pérez, fundador, presidente del directorio y guardián de la cultura de Liderman, asegura que las empresas deben priorizar evaluar e implementar tecnologías que solucionen o faciliten labores del día a día:

    La premisa de transformación digital e innovación debe servir como materia prima para una actividad empresarial más inteligente, colaborativa e inclusiva, generando un fuerte sentimiento de confianza y seguridad entre los colaboradores.

    En ese sentido, la tecnología ha sido clave en escenarios complejos, ya que, gracias a ella, múltiples industrias han podido adaptar sus modelos para ser más flexibles y superar las limitaciones derivadas de la pandemia, revelando así un gran potencial de desarrollo.

    ceo utilizando tecnologia y transformacion digital

  2. Cultivar un liderazgo con propósito

    Esta pandemia también ha demostrado que es muy poco lo que se conoce sobre el COVID-19. Por tanto, no resultaría extraño una nueva ola de contagios o hasta una nueva etapa de confinamiento. Desde esta perspectiva, el liderazgo postpandemia necesita contemplar dicha posibilidad, razón por la cual Jaime Araoz, Gerente General de Corporación Breca, indica que las organizaciones deben seguir formulando planes de contingencia para no estar desprevenidos. 

    En esa línea, tal y como indica Gabriel Regalado, CEO de Mercer Perú, es necesario liderar con resiliencia. “Frente a un escenario de crisis como el actual, la resiliencia se volverá una capacidad diferenciadora en el liderazgo, porque es la capacidad de sobreponerse a un estímulo adverso”, menciona.

    Sin embargo, en medio de la formulación de estrategias a diferentes escenarios, los líderes deben establecer una visión y propósito. Esta debe abarcar la comprensión del contexto actual y la medición del impacto en el negocio. No obstante, deben contemplar una meta hacia la cual dirigirse, haciendo los ajustes necesarios al plan estratégico y otros planes.

    Estudio sobre planeamiento estratégico 2021 - Descárgalo gratis aquí

    Entre las aptitudes de un CEO debe estar también la capacidad de escuchar, reflexionar y actuar. Así lo indica Elena Conterno, presidenta de IPAE, quien además hace la siguiente invitación:

    Fortalezcamos nuestra capacidad de escuchar y entender a quienes piensan distinto, de definir nuestra posición debidamente sustentada para luego comunicar con mensajes claros y tono constructivo, así como actuar y no refugiarnos en la pasividad.

    lider exponiendo frente a su equipo

  3. Adaptarse al cambio e incentivar la innovación

    El 2020 ha sido el escenario de grandes cambios. Por ello, Mariela García, Gerente General de Ferreycorp, afirma que, en esta coyuntura, “las transformaciones se presentarán a un ritmo más acelerado y los líderes tendremos que estar en permanente estado de alerta, con la disciplina de alejarnos de la vorágine del día a día para observar las primeras señales de nuevas tendencias aun cuando no sean notorias para otros”. 

    Teniendo ello en mente es que las habilidades de un CEO deben estar centradas en la capacidad para reinventarse y gestionar el cambio. Es en ese sentido que Inés Temple, presidente de LHH DBM Perú y LHH Chile, hace hincapié en que será necesario desarrollar habilidades clave para poder mantenerse competitivos, vigentes y relevantes en ambientes retadores con muchos cambios sorpresivos.

    “Nada como aprender a aprender más rápido, sobre todo temas vinculados con tecnología en distintas plataformas de autoaprendizaje. Ser muy flexibles para abrirnos y aceptar más rápido las nuevas ideas, paradigmas y mentalidades, sin tanto ego que defender. Y, sobre todo, ser muy adaptables y resilientes ante realidades y situaciones llenas de incertidumbre, ambigüedad y desencanto”, señala.

    Es por ello que, Gianfranco Ferrari, CEO del BCP, indica que la principal manera de seguir y estar al tanto de los cambios vertiginosos es estando cerca de lo que sucede y prestar atención.

    Escuchar a todos nuestros colaboradores, clientes, nuevas generaciones, etc., es la mejor manera de entender el cambio y poder no solo adaptarnos al cambio sino generarlo y liderarlo.

    Además, señala que se tiene que “estar muy cerca de nuestros clientes y de los que no lo son. Las diferencias entre las industrias cada día se reducen. De un día para otro aparecen nuevos productos, competidores y las expectativas y exigencias del mercado cambian y aumentan exponencialmente”.

    Es por ello que todos los procesos de innovación deben tener como eje central al cliente, más aún en situaciones como la actual en las que el contacto con el cliente debe mantenerse continuamente y se deben aumentar los esfuerzos para solucionar sus puntos de dolor.

    Conviértete en un profesional de alta dirección referente del mercado - Conoce más aquí

  4. Compromiso organizacional

    Un factor que también debe de considerarse es el reenfoque de las organizaciones. Desde la estrategia hasta los modelos de negocio, el compromiso de cada líder debe dirigirse hacia la redimensión de los negocios y sus capacidades de producción y logística. De modo que se pueda asegurar su sostenibilidad.

    Es así que no basta con crear únicamente planes que respondan a la incertidumbre, sino que también es necesario liderar en base al propósito de la empresa y crear compromiso hacia esa misión. Alfredo Pérez Gubbins, CEO de Alicorp, indica que, al hacerlo, se formulan iniciativas en los distintos ámbitos de operación que son capaces de trascender.

    Nos emocionan porque nos permiten aportar al progreso de nuestros consumidores, clientes, comunidades y nuestra gente. Si tu organización aún no ha definido su propósito, este es un excelente momento para reflexionar.

    Del mismo modo, Jaime Araoz anima a los altos directivos a buscar un propósito personal trascendente y desarrollar el de las compañías que lideran. “Busquemos que nuestras empresas sean agentes de cambio y reflejen esa sociedad con la que soñamos todos”. 

    colaboradores sonriendo y trabajando en equipo

  5. Habilidades blandas

    En el mundo post COVID-19, el desarrollo de las habilidades blandas será más relevante que nunca antes. Gabriel Regalado afirma que la estabilidad emocional es uno de los requisitos más importantes.

    Debes enfocarte en alcanzar los resultados esperados y ser tolerante a la frustración, además de mantener la calma y el optimismo hacia el equipo de trabajo. El líder transmite confianza en el futuro de manera genuina.

    Del mismo modo, resalta la importancia de la flexibilidad y adaptabilidad. “Todo líder debe reconocer que no tiene la respuesta para todo, y sumar una actitud de apertura para probar nuevos enfoques. En estas circunstancias, un líder escucha a su equipo para ‘equivocarse rápido y barato’, y así capitalizar aprendizajes”, agrega.

    En ello coincide Víctor Gobitz, presidente de Antamina, quien comparte que los CEOs deben tener “tolerancia para aceptar ideas, comportamientos o preferencias que no necesariamente coinciden con las nuestras, y sin pretender valorarlas o juzgarlas, más bien apelando a la empatía”. 

    Asimismo, agrega que deben “buscar consensos, así como humildad para que, reconociendo las limitaciones en conocimiento, en nuestra capacidad de influir sobre el entorno y en nuestro espacio de tiempo vital, mantengamos una actitud perseverante y consecuente”.

    Por otro lado, Rafael Zavala, director ejecutivo de los Programas de Alta Dirección del PAD, ahonda en la importancia de la gestión del tiempo. “Nuestra respuesta a esta crisis ha sido, en muchos casos, un aumento exponencial y permanente en las horas de trabajo. No siempre se trata de trabajar más, sino mejor; ser más productivos. Para ello necesitamos redefinir nuestra relación con el tiempo”, comparte.

  6. Gestión de personas

    Sin duda, una de las prioridades de las organizaciones debe ser una auténtica preocupación por el equipo humano, que debe ir más allá del plano laboral. En esa línea, lo que se requiere de los líderes es un soporte que también se dé a nivel personal y emocional.

    Es por ello que debe ponerse especial énfasis a la comunicación con el equipo, no solo para establecer objetivos y metas de la empresa, sino para conocer realmente a cada uno de los miembros de los equipos y la manera en que los líderes pueden apoyarlos, así como cuidar su salud mental y emocional. 

    lider consolando y apoyando a mujer con problemas emocionales en el trabajo

    Como menciona Gabriel Regalado: “Como líder organizacional, debes ser empático y acompañar a todos tus colaboradores en los procesos de gestión del cambio. Un líder debe comunicar adecuadamente el rumbo y su propósito. Además, debe conocer las preocupaciones de los colaboradores para mostrar empatía y apoyo”.

    Por otro lado, esta época de cambios hace que sea necesario reenfocar el desarrollo de nuevas capacidades que se necesitarán a futuro. Es por ello que Orlando Marchesi, Country Senior Partner de PwC Perú, indica lo siguiente:

    Los líderes que valoran y nutren los talentos innatos de sus colaboradores, la capacidad de aprender y el deseo de hacer un buen trabajo, tendrán una gran oportunidad de impulsar su negocio, retener y atraer talento.

    Del mismo modo, agrega que los CEOs deben liderar “con una mentalidad de crecimiento y alentar a sus colaboradores a evolucionar. Deben comenzar con el ejemplo, mejorando sus propias habilidades y comunicando”.

    Finalmente, tal y como lo mencionaba Jaime Araoz, es importante continuar con las medidas de prevención pues aún existe el riesgo de una segunda ola. En esa medida, las organizaciones “tienen la responsabilidad de priorizar operaciones seguras, así como el cuidado de su gente y sus familias”, indica.

  7. Relación con stakeholders y sostenibilidad

    Otra de las claves para liderar en tiempos de crisis es reforzar las relaciones con los públicos de interés y, sobretodo, apoyarlos en tiempos difíciles. Eso es lo que aconseja Jaime Araoz, Gerente General de Corporación Breca.

    Del mismo modo, resalta que en el liderazgo post-Covid se tiene que dar énfasis en la comunicación activa de las buenas prácticas de las organizaciones. “El ciudadano se lleva la impresión equivocada del sector privado por los ejemplos públicos negativos que dejan las malas empresas, que estoy seguro son la minoría”, comenta.

    lider sostieniendo un foco con plantas simbolo de sostenibilidad empresarial

    Por otro lado, Mariela García, Gerente General de Ferreycorp, recalca la importancia de desarrollar confianza y vínculos fuera de la empresa, formar alianzas y trabajar en mayor colaboración con otros líderes. Esto permitirá lograr objetivos que trasciendan los límites tradicionales de la empresa y articular estrategias que busquen la sostenibilidad del país.

    Los líderes empresariales tenemos que enfocarnos más en el cierre de las brechas que afectan a los peruanos y ser reconocidos como ciudadanos que auténticamente comparten la misma visión de construir un mejor país.

    Del mismo modo, Inés Temple agrega que trabajar en equipo y crear redes será vital. “La habilidad de verdaderamente  trabajar con personas muy distintas y diversas es cada vez más importante para capitalizar la potencia de las diferentes perspectivas y entender mejor las oportunidades y riesgos, y actuar sobre ellos con rapidez”, resalta.

    De igual modo, Javier Calvo Pérez sostiene que se debe “desarrollar también una política de bienestar social hacia afuera de la organización, una que promueva la interacción con tu organización mediante programas de apoyo social en base a las necesidades en la zona de influencia.”

    Desde su posición, asegura que los líderes empresariales deben llamarse “Guardianes de la cultura y sostenibilidad” (GCS). “Dada la situación actual, en las organizaciones el cargo y título de CEO debería ser cambiado por el de GCS, puesto que se necesita de un profesional que fortalezca la cultura y asegure la sostenibilidad de la empresa a largo plazo”.

     

    No existe un manual especial que indique cómo ser un buen CEO y menos aún en un contexto de incertidumbre. Sin embargo, los Programas para la Alta Dirección del PAD-Escuela de Dirección cuentan con la estructura y metodología para brindar a sus participantes las capacidades y habilidades necesarias para enfrentar satisfactoriamente los nuevos retos.

    Te invitamos a conocer más sobre los Programas para la Alta Dirección aquí.

    Nueva llamada a la acción